miércoles, 9 de diciembre de 2009

La putrefacción de Felipe Calderón


Escribe el periodista Raymundo Riva Palacio, en su columna Estrictamente Personal lo siguiente:

"Hace varios meses el gobierno de Felipe Calderón viene utilizando los aparatos de inteligencia para propósitos políticos, y en especial el CISEN, que depende orgánicamente de la Secretaría de Gobernación, cuyo director, Guillermo Valdés, es íntimo amigo del Presidente, y que durante muchos años fue quien leyó las encuestas que mandaba a hacer el PAN."

Y agrega.

"Dentro del gobierno no han entendido que los órganos de inteligencia no funcionan como policía política, sino para salvaguardar los intereses de seguridad nacional de la nación. La forma libertina como los están utilizando contra todos -desde un edificio detrás de la Lotería Nacional el CISEN tiene un centro de escuchas dirigido al Senado y a varios medios de comunicación-, regresa el delicado sistema de inteligencia y contrainteligencia civil mexicano a las épocas negras de cañerías del sistema político, donde la información se utilizaba para mermar las capacidades y las posibilidades de los actores políticos."

En los hechos Felipe Calderón no sólo traicionó a sus votantes. Sino que ha traicionado al país entero, al regresarnos a la peor época del autoritarismo priista. Y todo por intentar beneficiarse de manera ilegitima y beneficiar al PAN a expensas de los mexicanos.

En los hechos es él, el que está demostrando que es un peligro para México. Y que el puesto de Presidente le ha quedado muy grande.

A estas alturas del sexenio, ya no hay dudas de que Felipe Calderón será recordado por la historia como un traidor a la democracia y un grave retroceso para México.

 

2 comentarios:

El Signo de La Espada dijo...

A güevo! es lo que vengo diciendo desde el principio del sexenio, estos cabrones están aplicando una versión jodida de las movida truculentas del pri.

Gutiérrez Barrios se ha de estar cagando en su tumba

P3epe dijo...

No dudo que igual usen el CISEN para monitorear la red y todo lo que se dice sobre ellos en blogs, Twitter, Facebook y hasta correos electrónicos y chats. Más que por seguridad, por el aspecto político y electorero.

Publicar un comentario